lunes, 11 de noviembre de 2013

Beneficios de la meditación


En investigaciones recientes Are Holen, psiquiatra noruego habla de cómo las personas que meditan tienen más gruesa la capa de la corteza cerebral. Otro estudio demuestra que los meditadores viven más años. Cuando baja el estrés, baja el cortisol y se eleva el sistema inmune, sí, y afecta también a una serie de sustancias que controlan las células tumorales. Afecta al sistema inmune, anticancerígeno y al corazón.

La meditación reeduca el cuerpo, eliminando los malos hábitos de la tensión física y los sobreesfuerzos innecesarios que solemos asumir desde una etapa excesivamente temprana de la vida, además de procurar una mayor consciencia corporal. En efecto, el meditador está en armonía con su cuerpo, hasta el punto de percibir la tensión y relajarla.

Si nos preguntaran si nos conocemos a nosotros mismos, generalmente responderíamos que sí. Pero, en realidad, la mayoría de nosotros somos unos perfectos extraños en nuestra propia mente. Tendemos a vivir en la superficie de nuestra vida interior, y sólo tenemos presente los pensamientos superficiales, ignorando lo que pasa en los niveles más profundos del inconsciente. Incluso pasamos por alto de dónde derivan nuestras ideas o cuáles son sus orígenes.

Desarrollo del pensamiento creativo

La creatividad implica acceder o abrirse a los niveles inconscientes de la mente, 
donde nacen los pensamientos originales. Cuanto más sosegada esté la mente consciente, más capaces seremos de alcanzar dichos niveles.

El mal desarrollo de la memoria puede causarnos olvido o incapacidad para concentrarnos en lo que sucede en el entorno, y, en consecuencia, para almacenarlo en nuestros bancos de memoria. En gran parte se debe a la interferencia de la mente consciente. La meditación ayuda a apaciguar estas emociones inhibidoras y nos permite recordar las cosas en el momento necesario. El ejercicio y desarrollo de la consciencia también contribuye a potenciar la memoria.

No hace falta ser religioso o estar interesado en la religión para reconocer el valor intrínseco de la meditación, a pesar de que, en muchas de las tradiciones religiosas del mundo, ésta es inseparable del desarrollo espiritual.

La meditación no es algo que sólo se pueda hacer sentado en un almohadón con las piernas cruzadas, sino que también se puede meditar de pie, tumbado o sentado en una silla. También podemos hacerla cuando tengamos un rato libre en el autobús, en el tren, antes de una entrevista de trabajo,  lo importante es mantener la espalda recta y realizar el tipo de respiración que nos resulte más cómoda. Tenemos muchos tipos de meditación que pueden adaptarse a nuestro estilo de vida http://angie639.blogspot.com.es/2013/08/tipos-de-meditacion.html

También podemos evitar problemas  futuros  en los niños  haciéndoles practicar la meditación, la idea de enseñar a meditar a los niños es nueva en occidente pero en oriente constituye una parte esencial de los primeros niveles de la educación escolar. Es sorprendente como un niño que practica la meditación tiene más capacidad de concentración y de recordar datos en su estudio, además de la capacidad de poder estar en paz con su propio cuerpo.

Este miércoles en Trudisluz realizaremos una meditación en grupo de geometría sagrada, también aprenderemos a reconectar con nuestra esencia a través de cristales geométricos, utilizaremos, “La flor de la Vida”, “La estrella tetraédrica", "Los Sólidos Platónicos" , la espiral y la esfera.


Angie 

1 comentario:

  1. Seguro que la meditación resultará de lo más provechosa. Gracias por ilustrarnos con tan interesante post

    ResponderEliminar